21 de mayo de 2012

La Torre Stark

Captura del trailer de Los Vengadores
Stark no es el diseñador Philippe Starck, sino el millonario, inventor y playboy Tony Stark, o sea, Iron Man en varias películas y por último, hasta la fecha, en Los Vengadores. Este personaje con los rasgos de Robert Downey Jr. ha construido su rascacielos en el centro de Manhattan, concretamente en el 200 de Park Avenue, donde en la actualidad está el edificio que fue de la Pan American World Airways (Pan Am), creado por los arquitectos Emery Roth, Walter Gropius y Pietro Belluschi en 1963, y hoy conocido como edificio MetLife, por la compañía de seguros que lo compró en 1981, como se ve, estos grandes edificios tienen el nombre de quienes lo pagaron o compraron y no de sus arquitectos. Cuando pertenecía a Pan Am, en su cubierta había un helipuerto, donde aterrizaban los pasajeros que habían volado en esa compañía y habían llegado al aeropuerto JFK o salían desde Nueva York para coger un avión, este helipuerto, que ha aparecido en muchas películas como La jungla humana (Coogan's Bluff, Donald Siegel, 1968), fue cerrado por un accidente que le costó la vida a cinco personas, entre ellas el director cinematográfico de sexploitation Michael Findlay, y previendo mayores posibles problemas de seguridad para los ciudadanos.

La Torre Stark en el contexto urbano con el Citycorp a la derecha.
La torre Stark no tiene demasiado interés arquitectónico, en la últimas plantas hay un ático, donde trabaja y toma copas el millonario, con una pista de aterrizaje y un mirador circular muy parecido al que se ha construido sobre el Gran Cañón del Colorado y que tanto asombra a quienes no les interesa la arquitectura, sino los alardes estructurales.
Lo que más se cita en Los Vengadores es que el edificio es autosuficiente y un modelo para el ahorro de energía, un síntoma más de que hoy la arquitectura de los periódicos y las revistas populares, parece ceñirse sólo a los problemas más en boga, como los energéticos, olvidando aspectos fundamentales, como la forma y la función de las edificaciones.

Parte superior del cartel de Los Vengadores.
No sé quién ha creado la Torre Stark, quizás el diseñador de producción de la película, James Chinlund, pero, como puede verse en la ilustración de al lado, queda bastante mal parado al oponerlo a un sobrio y preciso Edificio Chrysler, que también tiene un papel importante en la película y al que asciende Thor para usarlo como antena.
Quizás lo peor de la Torre Stark sea su coronación asimétrica que alberga el mirador antes mencionado y que funciona muy bien cuando es el ámbito donde se desarrolla la acción, sobre todo, las peleas de los superhéroes, pero también donde Stark y Pepper Potts proyectan la reconstrucción del propio edificio con un programa de diseño en tres dimensiones. Mirador que además sirve para albergar el rótulo de Stark, que cuando está roto, su A aislada se convierte en la de los Avengers. Es curioso que en Nueva York haya una ordenanza que prohibe los nombres y los logotipos corporativos en las partes altas de los edificios y que uno de los últimos a los que se le permitió fuera el de la Pan Am, luego renovado por MetLife y quizás vuelto a renovar por Stark. Por cierto, con tanto edificio olvidaba recomendar la película, porque es muy divertida.
Publicar un comentario en la entrada
Related Posts with Thumbnails