2 de marzo de 2018

Things to Come y el astronauta Amadeo

Preparando mi ponencia para el Congreso mundos imaginados: geografías fantásticas distopías y futuros apocalípticos, que se celebró la semana pasada en la Facultat de Geografía i Història de la Universitat de València, encontré en Internet la imagen que aparece aquí arriba y que pertenece a Amadeo astronauta, uno de los populares cuentos infantiles, que se vendían en los quioscos en los años sesenta, éste en concreto es de 1963, editados en Barcelona por Edigraf y cuyo autor era Juan Ferrándiz, recordado también por sus felicitaciones de Navidad.
Portada de Amadeo astronauta

Estos cuentos tenían varias peculiaridades, una era que estaban troquelados con la figura de su portada, es decir, todas las páginas estaban recortadas, según la silueta de la portada, en este caso la del astronauta Amadeo, la otra peculiaridad es que sujeta a esa portada había una reproducción en miniatura de plástico, de algún objeto que tenía relación con la narración del cuento.

La imagen que se reproduce al principio indudablemente es una recreación o está inspirada en esta fotografía:
Una imagen que se ha publicado muchas veces y siempre se ha asociado a la película La vida futura, titulada originalmente Things to Come y dirigida por el gran escenógrafo cinematográfico William Cameron Menzies en 1936. Lo curioso es que este encuadre no aparece en esa película, o al menos no lo hace en la versión que ahora puede verse, en la que estos dos personajes, Raymond Passworthy (Edward Chapman) y Oswald Cabal (Raymond Massey), han lanzado a su hijos en un cohete hacia el espacio y en la última secuencia de la película, están ante una gran pantalla de lo que parece un gigantesco telescopio, viendo como se adentran en el cosmos, mientras el primero expresa sus dudas por lo que ha sucedido, el segundo apoya la inventiva y además el arrojo de los jóvenes, con estas palabras: «una vez que hayamos conquistado todas las profundidades del espacio y todos los misterios del tiempo, seguirá siendo el comienzo» y continúa «debemos aprovechar cada gota de felicidad y vivir, sufrir y morir. Sin importar lo que otros hacen o han hecho. Todo el universo o la nada».
En el cuento de Ferrándiz, Amadeo ha llegado a otro planeta y un extraterrestre le muestra la Tierra en la que se ha producido una explosión atómica, el alienígena le dice que vigilan a nuestro planeta y «cuando vuestros sabios insensatos, hagan peligrar con una de estas bombas el equilibrio del universo, tendremos que intervenir», un mensaje pacifista que recuerda al de películas como Ultimátum a la tierra
Otos dibujantes también usaron La vida futura como inspiración y ya he escrito sobre cómo Dan Barry usó el agora de Everytown en una de sus viñetas de Flash Gordon; volviendo al dibujo de Ferrándiz, es curiosa su apropiación de la imagen de la película y sería interesante averiguar cual fue su fuente y sus motivos para hacerlo.
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails